RGPD - Cookies
Tendencias

¿Podrá hacer una pastilla lo que no ha logrado ningún hombre: llevarlas al paraíso?

Los científicos descubren que la fibansebrina, un medicamento antidepresivo, aumenta la libido femenina. Se ha probado en pruebas resalizadas a casi 2.000 mujeres norteamericanas mayores de 18 años. Sin embargo no todo el mundo cree que esta sea la Viagra femenina, sexólogas y ginecólogas creen que aumentar el deseo depende de que la mujer tenga al lado alguien que sepa hacerlo y en eso esta pastilla no puede ayudar.

El complemento, el antídoto, la respuesta a la viagra la horma del zapato, el sueño hecho realidad, la igualdad, el fin de la escusa del dolor de cabeza o el bye, bye a la frigidez. Años de placer sin límite, fines de semana, y semanas nuevos, la ruptura de la encuesta Durex. Todo eso es la fibanserina, un antidepresivo al que los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de North Carolina y los de la de Otawa han encontrado un efecto secundario, que se va a transformar en primario: potencia la libido de las mujeres.

OrgasmoSi el Viagra es ya la aspirina de la tercera edad, la fibanserina puede ser el objeto del deseo de la mitad de la humanidad. ¿Habrá conseguido un antidepresivo lo que no ha conseguido ningún hombre desde Adan: llevarlas al paraíso? John Thorp, uno de los especialistas estadounidenses que ha descubierto las propiedades de este medicamento no lo dice así, pero sí reconoce que la cosa va por buen camino “Realizamos ensayos con1.946 mujeres mayores de 18 años que recibieron flibanserina o placebo 24 semanas. Se concluyó que el tratamiento con 100 miligramos de flibanserina al día se asociaba a mejoras frente al placebo en el número de encuentro sexuales y el deseo sexual. «Los resultados apuntan a una nueva estrategia farmacológica del problema sexual de las mujeres, que podría ser eficaz sin los efectos secundarios de la terapia de reemplazo de andrógenos, el único tratamiento actual», dijo Thorp.

Claro que no todo el mundo echa las campanas al vuelo. Ni las ponen a repicar, ni siquiera señalan las campanas. “Más que una pastilla, una mujer necesita una buena pareja, un buen nivel de intimidad y motivación». Eso declaró la psicóloga y sexóloga Diana Resnicoff para un reportaje que hizo Mariana Iglesias publicado en el diario Clarín, de Buenos Aires. Sobre la flibanserina es muy clara: «Si alguien está deprimido seguramente tiene la libido baja. Y cuando alguien está mejor tiene ganas de hacer cosas, entre ellas, lograr un encuentro sexual».

De la misma opinión es la ginecóloga Beatriz Literat ”no debería llamársela viagra femenina, ya que funciona en trastornos de la fase de excitación sexual» Y el jarro de agua fría lo echa el doctor Kusnetzoff, no hombre, no, quien asegura que no falta deseo sexual, “sino espontaneidad en el deseo sexual: con el embarazo, los hijos y demás, la espontaneidad se sustituye por la capacidad de excitabilidad sexual, y el compañero juega un papel decisivo con estímulos. Eso no se consigue en la farmacia».

Ya no parce yan claro que podamos dejar el trabajo a esta pastilla: tendremos que poner algo de nuestra parte…y eso no va parecernos tan difícil con la ayuda de la otra pastilla, la azul. Vaya, no hay manera de quitarse esta manía de no pensar con la cabeza.

También te puede interesar